Según Cointelegraph enn los últimos seis meses se duplicó el número de personas que utilizan criptomonedas y las instalaciones de cajeros automáticos de criptomonedas han aumentado un 70% en 2021 en el mundo.

La idea de la distribución de efectivo fuera del horario laboral se desarrolló a partir de las necesidades de los banqueros en Japón, Suecia y el Reino Unido allá por los años 60. Este fue el origen de los cajeros automáticos, que nos han acompañado hasta nuestros días y han ido en aumento a medida que los bancos cerraban sucursales. Por lo que parecía que estas máquinas expendedoras de dinero habían llegado para quedarse. 

Sin embargo  la aparición de las criptomonedas hace apenas una década trajo consigo el impulso de la instalación de cajeros automáticos de criptomonedas (ATM) hasta el punto de que en todo el mundo se instalaron cerca de 10,000 nuevos cajeros automáticos de Bitcoin desde el 1 de marzo de 2020, según la revista Cointelegraph.

Y en lo que va de 2021 se han instalado algo más de 10,000 cajeros automáticos. Para mantener las cosas en perspectiva, los datos sugieren que los cripto cajeros automáticos se están instalando a una velocidad de aproximadamente 53 cajeros automáticos por día.

Estados Unidos lidera actualmente este espacio, habiendo instalado cerca de 48 cajeros automáticos por día, en base a los datos adquiridos en los últimos siete días. Según  Cointelegraph en marzo, el recuento de cajeros automáticos en los EE. UU. aumentó al 177% en solo un año, situándose cerca de los 17.000.

España es el sexto país con más cajeros automáticos de Bitcoin en el mundo,  que en Mayo de 2021 había tenía instalados 140 cajeros de bitcoin, según Coin ATM Radar, cuando hace tan solo un año, su número era solo de 66. Al día de hoy Barcelona es la ciudad en la que más posibilidades hay de cruzarse con uno, ya que cuenta con un total de 30 máquinas instaladas. Le siguen Madrid con 16, Málaga y Palma de Mallorca con 15 cada una y su crecimiento va en aumento de forma muy considerable. Se podría decir que  el número de máquinas ATM en estas ciudades guarda cierta relación con el número de  extranjeros que viajan a España. 

Pero, para qué sirven los ATM de criptomonedas?

Para convertir criptomonedas en euros (en el caso de Europa) y retirarlos a través del cajero. Y también para hacer la operación inversa: ingresar euros y obtener criptomonedas, aunque éstas sean solo unas pocas altcoins junto con el Bitcoin, a diferencia de lo que se puede hacer en Internet.  

Una de las ventajas de estos terminales es que permiten realizar operaciones con dinero en efectivo, mientras que si operamos por Internet necesitaremos recurrir a las transferencias o usar una tarjeta para ingresar fondos y comprar o para retirar el dinero, lo que siempre deja lugar a que tengamos cierto temor cuando operamos en la red a que podamos ser espiados o hackeados, cosa que no ocurre si lo hacemos en esta máquinas con dinero en efectivo.

Y según la  información que compartió el comparador financiero HelpMyCash con Cointelegraph, estos cajeros no solo permiten comprar o vender bitcoin, sino también que dependiendo del caso- algunos pueden permitir operatoria con otras criptomonedas como Llitecoin, Ether, Bitcoin Cash y Dogecoin. 

En general, son fáciles de usar y basta con seleccionar el tipo de moneda con la que se quiere operar, si se quiere comprar o vender y seguir las instrucciones que aparecen en pantalla.

¿Cómo funcionan los cajeros de criptomonedas?

Así  el cliente que desee comprar una criptomoneda solo tendrá que  introducir la cantidad en euros que quiere gastar. Como si hiciese un ingreso en un cajero corriente con la diferencia de que, en este caso, estará haciendo una inversión. El cliente recibirá sus criptomonedas en la cartera virtual que haya indicado o bien el cajero le generará una cartera nueva. 

En el caso de querer sacar dinero, el proceso es a la inversa; es decir; el  cliente tendrá que traspasar  sus criptomonedas al cajero, es decir, venderlas. Y este le entregará el contravalor en euros descontando las comisiones. O sea, el cliente llegará con criptomonedas y saldrá del cajero con billetes de euro.

Y en el caso de que  el cliente únicamente quiera comprar criptos por un importe inferior a 995 euros, solo tendrá que introducir su número de teléfono al que recibirá un SMS con una clave que tendrá que teclear en el cajero para validar la operación. Aunque si la cantidad fuera mayor de de 995 euros, el usuario se tendría que registrar y para ello tendría que hacerse una foto facial así como introducir un correo electrónico y llevar encima su DNI para digitalizarlo.

Las comisiones de los cajeros

Es importante fijarse en las comisiones que aplican estos cajeros, ya que el precio que pagaremos por las criptomonedas, dependerá de los costes del terminal, así que, antes de aceptar, deberíamos compararlo con el tipo de cambio real. 

Al comprar en cajeros existe una comisión fija de red más nuestra comisión, que dependerá de la cantidad que se compra y de si el cliente se registra, explicaron desde BitBase. Si no hay registro, la comisión será algo mayor que si el cliente se registra y compra más de 995 euros. La comisión en estos casos sería  de un 10% y un 8% respectivamente. En principio parecen un poco altas pero el cliente lo sabrá a priori y según la situación del mercado decidirá si le interesa hacer esa operación porque la criptomoneda que quiere puede estar subiendo considerablemente ese día. 

Aclaración importante sobre procedimientos y criptomonedas

Según Coin ATM Radar, el 78% de los cryptocajeros que hay en el mundo solo permiten comprar, mientras que un 22% también dejan vender. 

En el caso de España, no obstante, el mapa es distinto: seis de cada diez cajeros permiten tanto comprar monedas como venderlas, mientras que el resto permite únicamente comprar”, detallaron desde HelpMyCash.  

Cajeros en centros comerciales

Los cajeros suelen encontrarse en centros comerciales, en pequeñas oficinas a pie de calle, en las propias tiendas de los proveedores de cajeros o en comercios que han decidido instalar uno en sus establecimientos como, por ejemplo, restaurantes, peluquerías o tiendas de informática. 

En cuanto al horario, dependerá de su ubicación. Algunos están abiertos las 24 horas del día, los siete días de la semana y otros únicamente cuando el establecimiento en el que están ubicados tiene la persiana levantada. 

Conclusión: en países como España esto no ha hecho más que empezar y aunque puede haber algunas reticencias, como las altas comisiones que se pagan, el hecho de que el aumento de estas máquinas sea  casi exponencial, puede darnos una idea de lo que puede llegar a desarrollarse el mercado de las criptomonedas en los próximos años. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *