Los videojuegos son un producto de nuestra cultura moderna impulsada por la tecnología. Aunque indudablemente entretenido, sigue habiendo un debate considerable en cuanto a sus impactos positivos o negativos relativos en los individuos y la sociedad. Aunque las investigaciones sobre este sector son relativamente nuevas, numerosos estudios han examinado los pros y los contras de los videojuegos. 

Efectos positivos de los videojuegos:

Los videojuegos mejoran los procesos visuales básicos

Según la revista americana Psychology Today, se ha demostrado que jugar videojuegos mejoran la atención visual de los jugadores. También pueden mejorar la vista de las personas con discapacidad visual y ayudar a los jugadores a aumentar su capacidad para detectar visualmente la dirección del movimiento.

La experiencia a largo plazo en juegos de estrategia y acción en tiempo real provocan mejoras en la atención selectiva visual temporal de los jugadores expertos, que se vuelven más efectivos en la distribución de recursos cognitivos limitados entre objetivos visuales sucesivos, demostrando un efecto beneficioso del juego intensivo, según publican en la revista ‘Frontiers in Human Neuroscience’.

Los videojuegos pueden mejorar el funcionamiento ejecutivo

El “funcionamiento ejecutivo” es el término utilizado para la capacidad de una persona de resolver problemas de forma rápida y eficaz y que nos permite controlar nuestros pensamientos, acciones y emociones. Los videojuegos pueden ayudar a mejorar la multitarea, aumentar la flexibilidad mental e incluso invertir el deterioro mental que se produce con la edad.

Los videojuegos pueden mejorar las habilidades diarias

Se ha descubierto que jugar videojuegos mejora la coordinación ojo-mano, alarga la capacidad de atención y mejora tanto la memoria de trabajo como la capacidad para tomar decisiones rápidamente. En muchos casos se ha visto en la práctica que los videojuegos ayudan a ganar una mejor confianza hacia nosotros.

Los videojuegos pueden ayudar a aliviar la ansiedad y la depresión

Tanto de forma anecdótica como científica, se ha demostrado que los videojuegos reducen los síntomas de ansiedad y depresión. Por ejemplo, la revista Scientific American informó que el juego Tetris en realidad puede aliviar los síntomas del trastorno de estrés postraumático. Al jugar necesitamos prestar atención y concentrarnos. Mientras estamos jugando a juegos interesantes, nos olvidamos de nuestras preocupaciones y nuestras tensiones

Si bien los videojuegos se han destacado por sus ventajas, la evidencia también sugiere que jugarlos puede ser perjudicial.

Efectos negativos de los videojuegos: 

Los videojuegos pueden hacer que las personas sean más violentas

Según The Telegraph, los investigadores han encontrado un vínculo directo entre los videojuegos violentos y un aumento en el comportamiento agresivo. Esto se aplica particularmente a los juegos de “disparos” que simulan armas de fuego. Aunque ningún proyecto de investigación es definitivo sobre este tema algunos estudios dejan claro que el juego violento de videojuegos está asociado con incrementos posteriores de la agresividad física.

Los videojuegos pueden disminuir la capacidad de concentración de los jugadores

Un estudio publicado en Psychology of Popular Media Culture encontró una correlación entre la cantidad de tiempo que las personas juegan videojuegos y su capacidad para permanecer concentrados. El estudio también sugirió que jugar videojuegos puede exacerbar la impulsividad de las personas que ya tienen esta inclinación. La concentración requiere cada vez de mayores estímulos, como ocurre en el proceso de adicción a las drogas

Los videojuegos pueden volverse adictivos

Un estudio universitario encontró que uno de cada 10 jugadores jóvenes es “adicto”; sus hábitos de juego provocan daños familiares, sociales, escolares o psicológicos. Los programas de tratamiento que luchan contra la adicción a los videojuegos han surgido en todo el mundo, incluidos los Estados Unidos, Corea del Sur y los Países Bajos.

Los videojuegos pueden aumentar la depresión y la ansiedad

Si bien es cierto que los videojuegos pueden ayudar a combatir la ansiedad y la depresión, otros estudios han demostrado que podrían causar o exacerbar estas afecciones. Un estudio en Cyberpsychology, Behavior and Social Networking, por ejemplo, encontró que los estudiantes de quinto grado que juegan videojuegos dos o más horas al día tienen más probabilidades de tener síntomas de depresión que aquellos que juegan menos.

Los argumentos de ambos lados de este debate continúan, las conclusiones sobre si los videojuegos son en última instancia “buenos” o “malos” recaen en el lector. Lo más probable es que la verdad esté en algún punto intermedio, con concesiones hechas a las circunstancias y preferencias personales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *